Rosario Macareno


Cuando Dios va dormido en los brazos
de Madre de Rosarios perfumada,
muralla, por un Arco adornada,
pone fondo a Dios y su Regazo.

La tarde se derrama en ocaso.
Las cornetas, ya suenan afinadas.
La impronta macarena, derramada,
caerá por calle Parras a su paso.

Rosario Macareno de la tarde,
llenando el mes de octubre de sabor.
Dios busca unos brazos que lo guarden

y una Cara que al otoño dé calor.
Yo sueño un diciembre que resguarde
mi beso en la Madre del Creador.