Encuentro de Adviento


Tu Presencia Verdadera
en el Jubileo de Adviento
siempre convierte mi encuentro
en una ficticia escalera.
Ésta acaba en la madera
de tu dulcísimo rostro.
En el que yo quedo absorto
sin olvidar tu Presencia
que es la que lleva y silencia
el encuentro entre nosotros.